Seguidores ♥

miércoles, 12 de enero de 2011

Cuando se cruzan los destinos

Cuando somos pequeñas nuestros padres nos crean un mundo de fantasía, en el que somos princesas, nuestra habitación es el mejor de los castillos y cuando seamos adolescentes aparecerán muchos príncipes... supuestamente solo tenemos que quedarnos con el príncipe azul.
Pero con el paso del tiempo, maduramos y nos damos cuenta de que ni somos princesas, ni vivimos en un hermoso palacio, ni tenemos facilmente a nuestro lado a un principe azul, para llegar a encontrarlo pasarán por nuestras vidas más de un muchacho, lo pasaremos mal hasta dar con el correcto, pero las cosas son así.
Y cuando tenemos poquísimas ganas de seguir buscandolo, que nos vamos a dar por rendidas ese dicho de "cuando menos te lo esperas llega" en el que nunca habiamos creido, se cumple... parece extraño pero se cumple.
Un dia estás mal, fin de semana, llegas a casa a las 11 con ganas de irte a dormir y de que pasen los dias sin que te des cuenta hasta que llegue el dia en el que todo haya pasado, en el que hayas olvidado todo... pero algo en tu destino hace que no! que no te vayas a dormir y dejes pasar un dia sin recordarlo por algo maravilloso.
A pesar de llegar a casa sin ganas de nada, te vas con las personas que te quieren y tratan de animarte, llegas a un lugar donde te sientes impar, no conoces a nadie, y como arma lo unico que tienes es tu personalidad para así tratar de entablar conversación con las personas que están contigo pasandoselo bien.
Sin embargo todo seguía igual, la misma gente, las mismas ganas de dormir y la misma tristeza.
Pero es en ese momento donde tu destino y el suyo se cruzan, te giras y lo ves...
Una fiesta en la playa, él estaba con sus amigos y de repente lo veo solo y vomitando, no sabía quien era, pero como no había nada mejor que hacer me acerqué a él...
¡que irónico! encontrar así al que con el paso del tiempo llegaría a ser mi príncipe azul.
Ese dia como tú me acabas de recordar te eché la bronca porque ibas muy ciego y querías volver a casa en moto y lo más bonito que te dije fue "irresponsable", sin conocernos me prometiste que al dia siguiente si seguías vivo me buscarías y me harías saber que estabas bien, y así fue, al dia siguiente hablamos y desde ahí empezó una amistad, que aún viendonos pocas veces, nos lo pasábamos bien.
 Llegó un momento en el que era inevitable ocultar que me gustabas, y aunque no del mejor modo te dije que me gustabas. Así todo empezó a ir sobre ruedas... ¡bueno! algún tropezón por el camino, pero aquí estamos, aunque muchos no apostaban por nosotros y muchos no se creen esto todavía, pero es lo más real que hay. 
Gracias por cruzarte en mi camino, gracias por formar parte de mi destino. 
Te amo cariño, eres lo que me da ganas de levantarme todos los días de la cama para pensar que a cada minuto que pase quedará un minuto menos para volver a verte. 
Eres tú quien me hace reir sin parar con la tontería más estúpida de todas, aunque digas que a mi es fácil hacerme de reir, cuando me rio contigo parezco una cría y me encanta cariño, y lo mejor de todo es que sé que voy a seguir sintiéndome así por mucho tiempo. 
No sabes lo feliz que me haces cuando me dices que tus padres me quieren, que se rien con mis tonterias, me encanta saber que siempre vas a estar ahí para ayudarme a que me levante cuando me caiga o cuando me hagan daño, aunque sé que nunca vas a dejar que me hagan daño. 
Necesito que sigas cuidandome por siempre, porque si tú estás a mi lado, sé que estoy a salvo, de todo lo que pueda pasar. Gracias a tí Andrés he vuelto a sentirme como una princesa, a creer que vivo en un palacio y lo más importante sé que ya he encontrado a mi príncipe azul y que no necesito nada más.

No hay comentarios: